QUE DICE LA LEY SOBRE RIESGOS PARA INDEPENDIENTES

Webnode
QUE DICE LA LEY SOBRE RIESGOS PARA INDEPENDIENTES

 El estado en busca de mejorar el recaudo de los fondos de pensión y de salud, ha implementado la planilla integrada para la liquidación de a portes de salud, pensión, riesgos profesionales y aportes parafiscales. Este nuevo sistema ha hecho obligatorio el pago tanto en pensión como en salud, algo que los trabajadores independientes normalmente no hacen, o no hacían, puesto que solo estaban aportando por salud pero no por pensión.

Este nuevo sistema ha hecho que la seguridad social de los trabajadores independientes, que corre completamente por su cuenta, sea muchos más costosa. Son muchos los colombianos que viven en el subempleo, que viven del rebusque, y que con gran esfuerzo estaban aportando a salud como independientes, lo cual ahora sólo pueden seguir haciendo si también aportan para pensión.

Teniendo en cuenta que la totalidad de la cotización debe hacerla el trabajador independiente, y que el salario base de cotización debe ser como mínimo, un salario mínimo, un trabajador independiente, mensualmente debe pagar un 28% del salario mínimo por concepto de pensión y salud, que traducido a pesos son $121.436, valor que representa casi una tercera parte del salario mínimo, lo que es una carga económica excesiva para buena parte de los colombianos que no ganan mas que un mínimo.

Pero el problema no termina ahí. Resulta que también se debe aportar a Riesgos profesionales, lo cual no debería ser un problema mayor, puesto que la cotización mensual por este concepto no debe superar más $5.000 o $6.000 y cualquiera diría que se consiguen a la vuelta de la esquina.

El verdadero problema surge cuando los operadores de información, quienes son los que prestan el servicio de la planilla integrada vía Internet, están exigiendo a los trabajadores independientes el pago obligatorio de A.R.P. Cuando se inicia el proceso de diligenciamiento de la planilla, lo primero que se pide, es precisamente la A.R.P, y si este dato no se suministra, no es posible continuar con el proceso, y por consiguiente no es posible hacer el respectivo pago de salud y pensión.

El gran problema para los trabajadores independientes es que las Administradores de riesgos profesionales no afilian a trabajadores independientes, lo que hace imposible acreditar este requisito.

Con el Decreto 2800 de 2003, se estableció que los trabajadores independientes deben cotizar a riesgos profesionales sobre el 40% del valor del contrato, lo cual supone que para que un trabajador independiente se pueda afiliar a una A.R.P, debe tener un contrato con alguna empresa, de lo contrario no será afiliado, y efectivamente, una A.R.P no afilia a una persona independiente si previamente no acredita la existencia de un contrato de prestación de servicios.

¿Que pasa entonces con los millones de colombianos que se desempeñan como vendedores ambulantes, tenderos de barrio, etc., que nunca han firmado, ni firmaran un contrato con empresa alguna?

Lo que pasa es que los trabajadores que de verdad son independientes, que no tiene contrato con empresa alguna, que viven del famoso rebusque, no se pueden afiliar a una A.R.P, y si no se pueden afiliar a una A.R.P, no pueden pagar ni salud ni pensión, porque a los genios que diseñaron el sistema de planilla integrada, se les ocurrió que el pago de A.R.P debería ser obligatorio para los independientes.

Así las cosas, serán muchos los colombianos que serán excluidos del sistema de seguridad social, por causa de la exigencia de un requisito que es imposible de cumplir para un trabajador independiente.

¿Como puede ser posible que se exija estar afiliado a una A.R.P, cuando es imposible conseguir que una A.R.P lo afilie?

Habrá que esperar a que los operadores de información como el (S.O.I) eliminen la obligación que le han impuesto a los trabajadores independientes de aportar a una A.R.P, o que el gobierno obligue a las administradoras de riesgos profesionales a que afilien a las personas que no tienen contratos ni vínculos con ninguna empresa, y mientras tanto, muchos colombianos quedarán excluidos del servicio de salud, algo que es mas que preocupante, puesto que se trata de la afectación de un derecho fundamental que pone en riesgo la vida misma de la persona.

Parece que el estado sólo se ha preocupado de las finanzas de quienes administran los fondos de pensión y de salud, sin prestar atención a la realidad en que viven la mayoría de los colombianos. Toman medidas improvisadas sin antes medir las consecuencias y los traumatismos que estas ocasionaran.

Cuando el gobierno estableció que los independientes podían cotizar riesgos profesionales (Decreto 2800 de 2003), parece que entendió que trabajador independiente es sólo la persona con titulo profesional, que tiene contratos firmados de prestación de servicios, administrativo, civil, etc. con grandes empresas, pero olvidó que el trabajador independiente, es también aquel que vende en los semáforos, en las centrales de abastos, el que lustra zapatos en el parque, el peluquero, quien tiene un negocio de un barrio, un agricultor, un pescador, etc., y ahora esos trabajadores quedaron excluidos no sólo de los riesgos profesionales, sino que por no poderse afiliar a una A.R.P, no podrán pagar salud ni pensión.

 

Webnode

www.edisonpalacio.webnode.es